Buenas prácticas para el ahorro de energía y la eficiencia energética
Publicado: 15/03/2012
La eficiencia energética es una gran preocupación por parte del Servicio de Mantenimiento, tanto por motivos medioambientales como por motivos económicos. Se desarrolla un gran esfuerzo para optimizar la eficiencia energética de nuestros edificios.

Si dese conocer la evolución del consumo de energía eléctrica en la Universidad de Sevilla
pulse aquí.

Buenas prácticas para el ahorro de energía

Desde el Servicio de Mantenimiento se adoptan múltiples medidas técnicas para ahorrar energía en los edificios.

Muchas de las estrategias que se adoptan no son perceptibles por los usuarios, pero redundan en una mejora en los consumos energéticos.

Independientemente de las medidas técnicas que se puedan adoptar desde nuestro Servicio, las personas que deseen colaborar en la mejora de la eficiencia energética de su edificio pueden hacerlo adoptando algunas de las medidas que proponemos a continuación.

- Ajuste en lo posible la temperatura de la climatización de la estancia donde se encuentre. El cambio de 1ºC puede suponer un gasto superfluo de un 10 % de energía destinada a la climatización.
La Ley de economía sostenible fija la temperatura en invierno de 21 ºC y en verano de 26 ºC dentro de los edificios.

- Apague las luces cuando salga de las estancias. Una correcta gestión correcta del apagado y encendido de luces puede ahorrar un 15 % del consumo eléctrico.

- Apague los equipos cuando termine la jornada laboral. Los equipos en modo reposo "stand by" pueden consumir hasta el 15 % de la energía de consumo habitual.

- Se estima que el 20-30% de los ordenadores permanecen encendidos (por diferentes motivos) después de la jornada laboral. Intente apagar los que no se estén usando.

- Considere el etiquetado energético de los equipos que adquiera como un factor más de la compra.

- Configure el "salvapantallas en modo negro o ninguno" para ahorrar energía.

- Los ordenadores portátiles son más eficientes que los de sobremesa.

- las pantallas LCD consumen menos energía que los monitores convencionales.

- Active el sistema de ahorro de energía en su equipamiento ofimático: ordenadores, impresoras, fotocopiadoras.

- Acondicione las áreas de trabajo para aprovechar al máximo la luz natural y las corrientes de aire.

- Si el ordenador no se va a utilizar en más de una hora es conveniente apagarlo.